Estilos de Aprendizaje

Entendiendo los estilos de aprender: ¿qué dice la ciencia?

Los estilos de aprendizaje tienen más influencia a la hora de aprender de lo que nos damos cuenta, porque representan las experiencias internas que tenemos o la manera en la que recordamos la información.

Los investigadores se han interesado por este fenómeno, y se estima que cada estilo de aprendizaje utiliza diferentes partes del cerebro. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • Visual: Los lóbulos occipitales en la parte posterior del cerebro controlan el sentido visual. Tanto los lóbulos occipitales como parietales manejan la orientación espacial.
  • Aural: Los lóbulos temporales manejan contenido auditivo. El lóbulo temporal derecho es especialmente importante para la música.
  • Verbal: En este estilo de aprendizaje intervienen los lóbulos temporal y frontal, especialmente dos áreas especializadas denominadas áreas de Broca y Wernicke.
  • Kinestésico: El cerebelo y la corteza motora en la parte posterior del lóbulo frontal, manejan gran parte de nuestro movimiento físico.
  • Lógico: Los lóbulos parietales, especialmente el lado izquierdo, impulsan nuestro pensamiento lógico.
  • Social: Los lóbulos frontal y temporal manejan gran parte de nuestras actividades sociales. El sistema límbico también influye tanto en el estilo social como en el individual. El sistema límbico tiene mucho que ver con emociones y los estados de ánimo.
  • Individual: Los lóbulos frontal y parietal, y el sistema límbico, también intervienen con este estilo de aprendizaje.

Una aproximación a la teoría de las inteligencias múltiples

Teniendo en cuenta lo expuesto en los párrafos anteriores, cobra mucho sentido una teoría que revolucionó el concepto de inteligencia. Esta idea teórica nació cuando Howard Gardner advirtió que la señalada por el Cociente Intelectual (CI) no es la única forma de inteligencia que existe, e identificó y describió hasta ocho tipos de inteligencia distintas. Según esta concepción de la mente humana, existen varios tipos de capacidades mentales que, de un modo u otro, son relativamente independientes entre sí y pueden ser considerados tipos de inteligencia autosuficientes. 

Así pues, los estilos de aprendizaje podrían indicar los diferentes modos en los que las personas aprenden dependiendo del tipo de propensiones de de facilidades de las que disponen, teniendo en cuenta aquellas inteligencias en las que destacan más y menos.

Aptitudes para ser un profesor mas empático – Test 😁

En el camino por ser un mejor profesor, desarrollar la empatía es vital para alcanzar una completa comprensión de los estudiantes

Dentro del aula se reúnen distintas personas, y por ello distintas voluntades. Algunos quieren aprender por iniciativa propia, pensando en tener un mejor futuro; mientras otros solo asisten a clase obligados por sus padres. En ese grupo de gente con distintos objetivos, problemas, preconceptos y pensamientos, el profesor es quien debe liderar el camino hacia el aprendizaje.

Para poder actuar como líder de sus estudiantes, el primer paso es intentar comprenderlos. La empatía resultará clave para alcanzar esta comprensión, por lo que es importante que todo profesor pueda alcanzar este sentimiento y utilizarlo como forma de canalizar las diferentes voluntades que se encuentran en el salón hacia las lecciones que este debe transmitir.

¿Cómo ser un docente empático con los estudiantes? Hablando, pero sin olvidar escuchar; intentando entender cómo se sienten en lugar de suponer que si llegaron hasta el aula es porque desean aprender; interpretando no solo lo que dicen sino también lo que reflejan con su comunicación gestual…

Si buscas ser un docente más empático, te contamos 5 tipos de actitudes que te ayudarán a alcanzar este objetivo, y con él obtener una mejora en el ambiente de tu clase, y seguramente un aumento en la productividad y el compromiso de tus estudiantes.

1) Conócelos

¿Qué clase de familia tienen? ¿Qué hacen al salir del aula? ¿Cuáles son sus sueños? ¿Qué quieren aprender? ¿Qué esperan de tu clase? Si llegas a conocerlos, o al menos te interesas por intentarlo, puede que logres un mejor ambiente y con ello logres dirigir tu clase hacia temáticas y tareas con las que tanto tú como tus estudiantes se sientan conformes.

2) Interésate

Muchas veces las personas simplemente necesitan hablar, escuchar un “¿cómo estás?” de alguien realmente interesado en la respuesta. Los alumnos necesitan esos detalles, tanto para sus asuntos personales pero también para los del aula. Intenta saber cómo se sienten respecto a determinados temas, a la modalidad de trabajo, al grupo que se ha conformado… Solo conociendo su opinión podrás mejorar tu desempeño para ser un mejor docente.

3) Olvida los prejuicios

Es normal que como docente tengas algunos preconceptos de tus estudiantes. Ya sea porque los conoces de cursos anteriores, por opiniones de colegas o simplemente por su desempeño en el día a día… ¡Olvídalos! Deja de pensar que fulano es un mal alumno y permítele demostrarte que no lo es.

4) Busca el lado positivo

Puede que a veces sea frustrante ver que explicas una y otra vez la misma lección pero las evaluaciones que realizas demuestran que tus alumnos no te comprendieron. De todos modos, debes enfocarte en lo positivo: no aprendieron eso, pero seguramente aprendieron otras tantas lecciones que estás olvidando simplemente por centrarte en lo malo.

5) Pregunta antes de afirmar

No asumir nada hasta no saber exactamente qué pasó es una actitud que  puede aplicarse en cualquier ámbito de la vida cotidiana, pero que dentro del aula podría tener más incidencia de la que se cree… ¿Qué pasó con la tarea que pedí? ¿Por qué no pudieron completarla? ¿El tema no se entendió o no lo estudiaron lo suficiente? Permita que exista el diálogo, que tu voz no sea la de la autoridad represora que decide lo que está bien y lo que está mal.

Fuente: https://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/educacion-emocional/actitudes-nos-hacen-docentes-mas-empaticos/36428.html

×
Hola !! 😎 ¿En qué podemos ayudarte?